ES
Worldwide Partner
Loading Spinner Animation
Replaced with Ajax Call
ES
ES

ACUMULADORES
CALOR FIABLE

Disponer de agua caliente y de una calefacción fiable es algo que se da por supuesto actualmente. Generalmente no nos planteamos de dónde procede el calor que necesitamos para nuestro bienestar. Pero cuando se planifica una nueva construcción o se desea reformar un edificio antiguo, es interesante saber cuál es el acumulador de calor más adecuado.

A primera vista todo parece muy sencillo: un gran acumulador de agua en el sótano que almacena calor a largo plazo o provisionalmente.

Si hay un exceso de oferta de calor, el acumulador se calienta. Si hay falta de calor, lo emite.

Los acumuladores se suelen utilizar como depósitos provisionales del exceso de calor, por ejemplo en calefacciones que funcionan con leña ó instalaciones solares que no generan calor de forma continua o uniforme. Así se sobrellevan los tiempos de bloqueo de la electricidad en las bombas de calor y se mejora el rendimiento, como por ejemplo, en la combustión de combustibles sólidos como la leña.

Kinder in der Badewanne
El agua caliente contribuye de forma muy importante al confort y bienestar en casa. Si en tu familia las duchas y baños son frecuentes, un acumulador cilíndrico (DHW) es una gran opción.

Puesto que en un acumulador el calor debe almacenarse el máximo tiempo posible, el aislamiento desempeña un papel muy importante.

Se reconocen los buenos aislamientos, por ejemplo, por el certificado de que disponen, como la etiqueta ErP, o por el hecho de que la superficie del aislamiento se mantenga aproximadamente a la temperatura ambiente pese a que en el interior del acumulador se alcancen hasta 90°.

Pero no solo el acumulador pierde calor si tiene un mal aislamiento, sobre todo se pierde por las conexiones. Por eso debes prestar atención no solo a que el acumulador esté bien aislado, sino también los tubos y conductos. 

LAS TECNOLOGÍAS DE ACUMULACIÓN MODERNAS
AYUDAN A AHORRAR ENERGÍA

Las opciones para acumular agua potable y agua de calefacción son muy variadas. Decídete por una tecnología que satisfaga tus necesidades.

En general, casi todos los acumuladores habituales almacenan la energía en forma de agua caliente.

El método más sencillo para tener reservas de calor para la calefacción durante un largo periodo es el llamado depósito de inercia. El calor procedente, por ejemplo, de calefacciones de bomba de calor, solar, a gasóleo, a gas o de pellets se almacena en un gran depósito de agua con un buen aislamiento y, cuando es necesario, se envía de nuevo al sistema de calefacción.

Además, muchos acumuladores de inercia también pueden calentar agua potable. Para ello se utilizan los llamados módulos de producción instantánea de ACS o recuperadores de calor, en los que se transporta el calor del acumulador de calefacción a través de un sistema de tubos o una espiral al agua potable sin que esta entre en contacto con el agua de calefacción.

Si se desea acumular grandes cantidades de ACS, están disponibles también las soluciones de depósito interior "Tanque en tanque", en las que se instala un segundo acumulador de agua caliente más pequeño, en el que se encuentra el agua potable, dentro del depósito de inercia. El calentamiento de ese acumulador de ACS se produce a través del agua de calefacción que le rodea.

La tecnología de acumulación más eficiente entre los depósitos de inercia es la del acumulador estratificado. Como su propio nombre indica, estratifica las distintas temperaturas del agua como en un lago: la capa más fría permanece abajo y la más caliente arriba.

La ventaja es que, tras un breve periodo de calentamiento, en la parte superior del acumulador hay suficiente energía para calentar agua a la temperatura de uso deseada. Además, al recargar el contenido del acumulador, no se forman grandes remolinos, y la estratificación de la temperatura se conserva en el acumulador.

De esta forma siempre se dispone de agua caliente de una forma rápida y además se ahorra energía. Las bajas temperaturas en la zona inferior hacen que aumenten la eficiencia del sistema termosolar y el rendimiento de los equipos de condensación.

ACUMULADORES
Y ENERGÍAS RENOVABLES

Sobre todo, si apuestas por las tecnologías respetuosas con el medio ambiente como la energía solar y las bombas de calor, los acumuladores serán un componente básico en tu sistema de calefacción.

Esto reside sobre todo en el hecho de que las energías renovables son gratuitas y, en teoría, están disponibles de forma ilimitada, pero por desgracia no siempre brilla el sol.

En esos casos debes contar con un acumulador altamente eficiente y bien aislado que mantenga el calor para un momento posterior.

Schöner Sonnenuntergang am Wasser
Sol, aire, agua y otras energías renovables parecen inagotables. No obstante, no siempre están disponibles de forma regular. Para poder garantizarte su uso de forma constante deberás disponer de un acumulador.

La combinación de instalación termosolar, bomba de calor y acumulador es especialmente respetuosa con el medio ambiente.

En una casa con un aislamiento excepcional (por ejemplo, una casa KfW 40 o una Passivhaus), con una solución así puedes pasar todo el año sin necesidad de utilizar combustibles fósiles, siempre que contrates "electricidad verde", porque necesitarsá electricidad en cualquier caso para el funcionamiento de la bomba de calor en invierno, cuando la potencia de la instalación termosolar no sea suficiente.

En ese caso, la instalación termosolar se suele utilizar para la producción de ACS. La bomba de calor, mientras tanto, calienta el acumulador de calefacción.Pero la energía solar sobrante también se puede utilizar, dependiendo del sistema, como apoyo a la calefacción.

En cualquier caso, con este tipo de calefacción deberás disponer de un acumulador altamente eficiente y con el tamaño suficiente como para absorber el calor excedente en los buenos tiempos y emitirlo cuando se necesite.

t COSTES

Si un acumulador vale o no la pena en tu caso, depende completamente de la situación de tu vivienda. Tu decides definitivamente si necesita un acumulador y de qué tipo.
Renovierung
Debes prestar atención a los costes, particularmente en caso de renovación. No obstante vale destacar que es un buen momento para pensar en acumuladores.

Si vale la pena en tu caso adquirir un acumulador depende de numerosos factores, como el tamaño de la vivienda o el edificio, el tipo y el número de generadores de calor, el número de personas que vivan en el edificio, los horarios en que se necesite agua caliente, las exigencias con respecto a la higiene, la integración de energías renovables, etc.

EDIFICIOS Y SISTEMAS
ASPECTOS A TENER EN CUENTA

¿Estás planificando una nueva construcción y buscas el equipo de calefacción adecuado? ¿O deseas renovar tu antigua calefacción y te preguntas qué debe tenerse en cuenta para la integración en tu hogar? Hemos reunido para tí la información más importante.

Otro consejo: comprueba siempre si el acumulador que deseas está optimizado para tu generador de calor. Las instalaciones termosolares y las bombas de calor, por ejemplo, necesitan uno o varios recuperadores de calor que hagan posible que esas instalaciones funcionen.

Por ejemplo, el recuperador de calor de una bomba de calor debe estar diseñado para bajas temperaturas para que la bomba pueda funcionar de forma eficiente. Y si tus exigencias respecto a la higiene del agua potable son muy elevadas, por ejemplo, porque viven muchos niños o personas ancianas en tu hogar, o porque el inmueble permanece vacío durante mucho tiempo, deberías decidirte por una estación de producción de ACS instantánea o un sistema de agua caliente con función de protección contra legionella (en el que el agua se calienta a mas de 60 grados).

Lo mejor es que se lo consultes a un instalador profesional de tu zona. 

Descubre
nuestros sistemas de acumuladores

Ya sea un acumulador de calefacción o de agua caliente, te ofrecemos la solución de acumulador ideal para la tecnología de tu hogar con WOLF.

Saber más